El metro.

Sin pena voy a decir que el metro de Moscú es el metro más bonito del mundo, porque cuando empezaron construirlo, en tiempos de Stalin, hicieron palacios para todo el mundo. Cada estación no se parece a la otra.